Categoría: Negocios

Estos son los 5 tipos de sociedades mercantiles más comunes

Ser emprendedor, liderar una empresa o trabajar en el sector del comercio internacional requiere de ciertos conocimientos básicos para el éxito. Si estás comprometido con alcanzar tu éxito profesional, quédate a descubrir cuantos tipos de sociedades mercantiles existen y cuáles son sus diferencias. Además, recuerda que con nosotros podrás convertirte en un especialista del sector. No te pierdas nuestro Máster en Comercio Internacional y Exportación.

5 Tipos de sociedades y sus características

A continuación veremos cuáles son los principales tipos de sociedades que podemos encontrar y qué características define cada uno de los tipos.

1-. Sociedad Anónima

La SA es uno de los tipos de sociedades más comunes en nuestro país. Puede ser una sociedad con una titularidad única si su aportación es superior a los 60.000 euros con aportaciones de sus accionistas. Para constituir una Sociedad Anónima deberemos obtener una escritura pública ante un notario y registrarla en el Registro Mercantil. El capital de la Sa se divide en acciones, que son las aportaciones de sus socios y que puede hacerse en bienes, derechos o dinero en metálico.

2-. Sociedad de Responsabilidad Limitada

El capital inicial de la Sociedad de responsabilidad Limitada está dividido en participaciones. Estas participaciones pueden ser acumulables pero son indivisibles y deben ser a partes iguales entre los socios. Para constituir una Sociedad de Responsabilidad Limitada, la aportación inicial debe ser de mínimo 3.000 euros.

Los socios de estas sociedades tienen derecho a participar de los repartos de beneficios y del patrimonio excedente. Además, pueden tomar decisiones y formar parte de la junta administrativa.

3-. Sociedad Cooperativa

La opción perfecta para aquellas personas que además de empleados también son propietarios de la empresa donde trabajan. El modelo más deseado por cualquier trabajador por su carácter más participativo y horizontal. Podríamos definir el tercero de los tipos de sociedades como la alternativa que permite que un grupo o asociación de personas físicas o jurídicas desarrollen una actividad económica en común. Para la sociedad cooperativa no es necesario ni un mínimo ni un máximo de capital para su constitución. Además, los socios comparten derechos y pueden darse de baja de manera voluntaria cuando quieran.

4-. Sociedad Laboral

El cuarto de los tipos de sociedades es la Sociedad Laboral. Este tipo de sociedad, forma especial de la SL o la SA. Es una de las menos comunes y el capital incluso puede ser aportado por los trabajadores. Este hecho permite un fuerte vínculo entre empleado y empresa, evitando malversaciones y otros fraudes. El mínimo de socios constituyentes para crear una sociedad laboral es de tres personas, con un capital mínimo de 60.000 euros (SAL) o de 30.000 (SLL).

5-. Sociedad Colectiva

Otro de los tipos de sociedades que debes conocer es la Sociedad Colectiva. En ella, los socios responden personalmente a las deudas sociales, pues son gestores directos. Este tipo de sociedades debe tener como nombre los nombres de todos sus miembros o tener otro nombre que contenga el concepto “y compañía” o “cía”.

Cómo conseguir una gestión laboral eficiente

La gestión laboral de una empresa permite estructurar, simplificar y automatizar los procesos relacionados con los Recursos Humanos. Por tanto, tiene gran influencia en el rendimiento y productividad de una compañía. Si quieres saber cómo conseguir una gestión laboral eficiente, quédate. Y si quieres enfocar tu futuro profesional hacia el sector de los RRHH, echa un vistazo al Máster Consultor en Recursos Humanos.

La importancia de la gestión laboral en una empresa

La gestión laboral sirve para cubrir todas las tareas y procesos operativos relacionados con los empleados y recursos humanos. Además, sirve para construir estrategias de gestión de talentos. Con ello, el desarrollo profesional de los empleados se convierte en un factor positivo para el crecimiento y evolución de una compañía. Así pues, la gestión de recursos humanos se basa en la eficiencia, el desarrollo del potencial de los trabajadores y la integración todo ello con el resto de recursos disponibles de una compañía.

Con la eficiencia se pretende conseguir que no haya recursos humanos sobrantes. Por ejemplo, si los mismos objetivos se cumplen con menos empleados y horas de trabajo, se podría utilizar dichos trabajadores para alcanzar metas más ambiciosas. Además, el desarrollo de potencial de los empleados sirve para buscar aquellos errores que cometen y corregirlos.

Qué funciones cumple la gestión de recursos humanos

Como podrás imaginarte, el departamento de recursos humanos de una empresa es el principal encargado de gestionar laboralmente a la plantilla. También pueden contratarse asesores laborales y en pequeñas y medianas empresas normalmente se encarga alguien ajeno a ello. Entre las funciones que cumple el departamento de RRHH encontramos el reclutamiento, selección y evaluación de personal. También se hace cargo de la asignación de recursos, gestión de rendimiento y de personal. También gestionan la incorporación de nuevos empleados.

Consejos para gestionar recursos humanos

Para saber gestionar los recursos humanos de forma eficiente, aquí te dejamos algunos consejos para que puedas implementar en tu empresa.

Promover la comunicación interna

La gente se entiende hablando. Para conseguir un ambiente de trabajo agradable y productivo, el gerente o director de la empresa debe transmitir a los trabajadores los objetivos y cultura de la empresa. Además, en épocas de cambios la comunicación resulta imprescindible.

Ofrecer una retroalimentación positiva

La retroalimentación positiva y los comentarios constructivos durante todo el año contribuyen a fortalecer el compromiso de los trabajadores con la compañía.

Valorar a los empleados

Cuando se cumplen objetivos antes de tiempo, recompensar a los trabajadores a través de bonificaciones o beneficios no monetarios hará que su motivación crezca.

Resolver conflictos laborales

Los conflictos en el trabajo pueden afectar a la productividad y al servicio al cliente. Para ponerles solución, se recomienda definir las responsabilidades de cada uno y escuchar a los trabajadores involucrados para poder mediar y aplicar soluciones.

#iguru_soc_icon_wrap_60817c6855da3 a{ background: transparent; }#iguru_soc_icon_wrap_60817c6855da3 a:hover{ background: transparent; border-color: #7cbc61; }#iguru_soc_icon_wrap_60817c6855da3 a{ color: #7cbc61; }#iguru_soc_icon_wrap_60817c6855da3 a:hover{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_60817c6855de01{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_60817c6855de01:hover{ color: #7cbc61; }.iguru_module_social #soc_icon_60817c6855de01{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_60817c6855de01:hover{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_60817c6855df82{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_60817c6855df82:hover{ color: #7cbc61; }.iguru_module_social #soc_icon_60817c6855df82{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_60817c6855df82:hover{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_60817c6855e053{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_60817c6855e053:hover{ color: #7cbc61; }.iguru_module_social #soc_icon_60817c6855e053{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_60817c6855e053:hover{ background: rgba(255,255,255,0.01); }